Confidencial » Economía » Leer artículo

Nicaragua será centro de distribución para Centroamérica

Lala inaugura inversión de US$50 millones

Nueva planta láctea tendrán capacidad para procesar 300,000 litros de leche por día. Lala emplea en Nicaragua a más de 1,000 personas

Iván Olivares | 8/5/2015
@IvanOlivares66

La multinacional mexicana del sector lácteo, Lala, inauguró este jueves una planta industrial en el kilómetro 35 de la carretera Panamericana norte, situada a las afueras del poblado de San Benito. Para los productores, la noticia representa la expectativa de conseguir mejores precios. El resto de la industria parece resignada a tener que convivir con un nuevo competidor.

Para el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, la decisión “es una apuesta importantísima que ha hecho una empresa de enorme tamaño, que se ha sumado a otras empresas mexicanas que han venido a invertir al país”.

Javier Chamorro, Director Ejecutivo de la agencia de promoción de inversiones, ProNicaragua, lo ve en términos similares, al asegurar que se trata de “una gran industria láctea que viene a entrar con gran fuerza a Centroamérica y ha escogido a Nicaragua como su plataforma de entrada a la región”.

“Eso significa que la producción que Lala utilice para entrar al mercado centroamericano entero vendrá de Nicaragua. Vamos a tener un efecto económico más allá del que generaría una empresa que sólo viene a vender al mercado local, porque ellos van a comprar leche para surtir al mercado local, pero también para vender en Costa Rica, Panamá, Guatemala, El Salvador, así es que el impacto para nuestros productores será mucho mayor”, explicó.

Eduardo Tricio Haro, presidente del Consejo de  Administración del Grupo Lala les dio la razón al anunciar durante el acto de inauguración que la intención de la empresa es “consolidar nuestra oferta en Centroamérica, partiendo desde Nicaragua”. La multinacional láctea tiene plantas en Guatemala, a lo que a finales del 2014 se le unieron instalaciones en Honduras, El Salvador y Costa Rica, luego de comprar Eskimo.

Las instalaciones –construidas a un costo que ronda los US$50 millones- ocupan una superficie de seis hectáreas, y tendrán capacidad para procesar 300,000 litros de leche por día cuando esté terminada. En este momento, Lala emplea en Nicaragua a más de 1,000 personas, si se incluyen a los empleados de Eskimo.

Buscando equilibrios

La industria está temerosa de verse arrastrada a una competencia que eleve significativamente los precios que pagan a los productores, aunque la solución pasa por invertir para acopiar más leche, sea que viajen más largo a buscarla, o que la llegada de Lala estimule a los lecheros a aumentar su producción.

Aguerri opina que “esto abre un desafío muy grande, porque el sector lácteo tiene un tema pendiente como es encontrar los caminos para la formalización del sector, que permita aumentar el abastecimiento”. Una solución sería que Lala traiga un plan de inversión que permita incrementar la cantidad de leche que capta la industria. “Esperamos que así sea”, dice Aguerri.

“Esto será un enorme desafío que tendrán las empresas que van a competir por ese producto. Desde el sector privado hemos abogado porque ese abastecimiento no provenga de los mismos proveedores, sino que se busque cómo ayudar a formalizar a este sector; que esto permita agregar nuevos actores al sistema y que se amplíe el mercado”, abundó Aguerri.

Presente en el acto de inauguración, Daniel Ortega dijo a sus interlocutores aztecas que “en Nicaragua existe el potencial [lácteo], pero hay que desarrollarlo”, pensando en lograr que el consumo de 3 litros por persona al año, se acerque más al observado en México que es de 38 anuales.

En su discurso dijo que la solución es lograr que los productores eleven la calidad de la leche que ofrecen a las acopiadoras, para lo cual hace falta que la empresa les provea de tecnología y conocimiento. Si lo hacen, el líder del FSLN les prometió recursos (del Tesoro, o extranjeros) para reparar carreteras y caminos productivos, porque “así mejoraría la calidad de vida de los campesinos”.

Finalmente, Wilmer Fernández, Presidente de la Cámara Nicaragüense de la Industria Láctea (Canislac), y también Presidente de la Cooperativa Mayales, dijo que los productores esperan que Lala se lance al acopio de toda la leche que puede procesar en sus instalaciones, lo que “solventaría la crisis del sector. Le daría el punto de equilibrio de ventas al sector formal”, aseguró.

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor