Confidencial » Nación » Leer artículo

Ministerio de Salud excluye 'muertes indirectas' de la estadística oficial

Subregistro de muerte materna

Minsa reportó 51 muertes maternas en 2012, cuando en realidad fueron 71; en el 2013 aumentaron a 87, pero solo proyectan registrar 71, para acercarse al cumplimiento de ODM5

Ismael López | 17/2/2014
@lopezismael

En el 2012, 71 mujeres por cada 100 mil nacidos vivos fallecieron por muerte materna y no 51 como lo reportó a mitad del año pasado el Ministerio de Salud (Minsa) a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), según un documento técnico de las autoridades de salud al que tuvo acceso Confidencial.

Alternative content

En los últimos años, el Minsa se ha negado a informar de manera sistemática sobre las muertes maternas, pero en julio del año pasado informó a OPS que en 2005 las muertes maternas habían sido de 86. En 20011 había bajado a 63 y en 2012 a 51.

Sin embargo, en la lista oficial de 2012 fueron excluidas20 mujeres, entre ellas las jóvenes Belkis Tenorio, de 18 años que falleció en marzo pasado de una infección y Andrea Baltodano, fallecida en abril también de infección.

Las muertes maternas, según la definición de OPS, es cuando fallece una mujer embarazada o 42 días después de haber parido. Se divide en dos categorías, directas cuando la muerte es ocasionada por el embarazo, o indirecta, cuando la mujer padece una enfermedad crónica u otros padecimientos que se agravan con el embarazo.

“Por ejemplo la mujer adquirió dengue y se murió…  La mujer tenía hipertensión arterial crónica, cardiopatía crónicas, diabetes, cáncer, tenía sida entonces se hace una conjunción de factores. Se llaman muertes maternas indirectas y no se deben sacar de las estadísticas”, explicó la ginecoobstetra Ana María Pizarro.

Los lineamientos internaciones dicen que el fallecimiento de las mujeres sólo debe excluirse de la lista de muertes maternas, cuando hayan fallecido por un accidente de tránsito o por suicidio, etc. En este caso se le llama Muerte materna no relacionada.

El análisis comparativo de la lista oficial y la paralela que maneja el Minsa, permite concluir que las muertes maternas indirectas se han excluido de forma sistemáticade la estadística oficial, para que el país pueda acercarse al Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) número cinco, un compromiso que Nicaragua adquirió en 1990 para disminuir la muerte materna en 2015 en 75%.

“Tenemos un documento oficial que dice que era 172 (mujeres muertas por cada 100 mil nacidos vivos) en 1992, quiere decir que tiene que estar en 43 en 2015”, concluyó Pizarro.

Confidencial buscó por cuatro semanas entrevistas con funcionarios del Minsa y OPS, pero nunca obtuvimos una respuesta.

El doctor Óscar Flores, ex director de la Escuela de Medicina de la Unan-Managua y maestro de generaciones de ginecoobstetras, también ha tenido problemas para conocer las cifras oficiales.

“Hay una especie de negativa del Minsa a que conozcamos exactamente lo que está ocurriendo. De 2012 y 2013 no logré obtener información. Esa es una de mis preguntas por qué esconden la información”, dijo Flores. 

En 2013 registran 16 menos


En el 2013 la lista se eleva en comparación al 2012. El año pasado las muertes maternas fueron de 87, según una copia del registro del MINSA en poder de este medio.

Sin embargo, hasta la semana pasada en el registro de la estadística oficial que, aún no se ha hecho público, están fuera de la lista 16 muertes maternas, y se reportan únicamente 71.

Una de las excluidas de esa lista es Yadira Centeno, una mujer de 36 años que falleció en julio de 2013, 11 días después de parir a su última hija, en la comunidad de Caña Fístola, Villa Nueva, Chinandega. En términos técnicos, la muerte de esta mujer debería de catalogarse como una muerte materna indirecta.

Centeno parió a su hija en el Centro de Salud de Somotillo, pero nueve días después se sometió a una operación para esterilizarse.

“Cuando ella vino al siguiente día le dio una gran calentura. ¿Qué tenes le digo yo? Tengo una gran calentura, creo que esta cancelación me va a matar, creo que le pusieron mucha anestesia, porque ella me dijo a mí que le pusieron anestesia en el suero y el oxígeno”, dijo a Confidencial su hermana Andrea Centeno, una tarde de enero frente a una casa de 36 metros cuadrados sin divisiones, que le construyó el gobierno a los cinco huérfanos.

Cuenta Centeno que su hermana fue llevada al hospital de Chinandega y posteriormente al Hospital Escuela César Amador Molina (Heodra) de León.

El Minsa informó que la mujer había muerto de dengue. En la inscripción de defunción se detalla que Yadira Palacios murió de fallo multiorgánico, coagulación extravascular diseminada y shock séptico. Luego funcionarios del Minsa informaron que la causa fue dengue. Pero omitieron decir que acababa de parir y que estaba en su cuarentena.

Otras omitidas de la lista

A 10 kilómetros de Caña Fistula, en la comunidad de Cayanlipe, siempre en Villa Nueva, vivía en una casa de talquezal y piso de tierra, Sandra Ordoñez, que en abril del 2013 falleció de un infarto fulminante. Tenía 11 días de haber parido.

Su nombre está siendo omitido de la lista de muertes maternas de 2013, igual que Yadira Centeno y Diana Betancourt, fallecida el 23 de septiembre en El Viejo Chinandega, 28 días después de haber parido.

Betancourt tenía 24 años y falleció después de un infarto. Según su madre, Ana María Cordero, su hija fue mal atendida primero en Atención Médica de Occidente (Amocsa) -- una clínica ligada a personeros del FSLN—donde se hacía chequeos prenatales y en el hospital público de Chinandega. Posteriormente fue trasladada al Heodra de León.

“Ya oí yo que dijo una doctora que bajó de Cuidados Intensivos, que barbaridad estos médicos… estos médicos son tan ineficientes. ¿Por qué dejan morir a los pacientes? Ese Amocsa tiene la costumbre de mandar a los pacientes hasta que ya están graves. Yo no sé porque se tardaron tanto en mandar a este paciente si ellos no tenían los medios (para tratarla). Señora su hija se está muriendo me dijo”, recuerda Cordero en su casa de El Viejo.

Según la madre, días después del fallecimiento, a su casa llegaron funcionarios del Minsa, a revisar las tarjetas de control prenatal de Betancourt.

En el barrio los Vanegas de Managua Migdalia Loaisiga se hizo cargo de la custodia de sus dos nietos en noviembre pasado, después que su hija Yesenia Hernández falleció con cinco meses de embarazo.

Según Loaisiga, a su hija le dijeron que por su padecimiento de tiroides su embarazo era de alto riesgo. Falleció por una “tormenta tiroidal”.

Su nombre no sólo fue excluido de la lista de muertes maternas. En la hoja que el Minsa recaba los datos relevantes de cada fallecida, omitieron registrar que cuando falleció, Yesenia Hernández estaba embarazada.

De los 16 casos hay 11 que son muertes maternas indirectas y seis que son muertes maternas directas. Todas deben estar en la estadística, lo que conocemos porque hemos conversado con funcionarios de diferentes departamentos es que hace como unos dos años hay una orden de no contar en las estadísticas las muertes indirectas y eso muchos ginecólogos y ginecólogas lo comentan como algo que no están conforme, que eso no se debe hacer nunca”, expresó Pizarro.

Según la doctora la orientación “está destinada a que la tasa de mortalidad materna que se reporte, baje drásticamente porque no es lo mismo decir que murieron 71 mujeres que decir que murieron 87 y 87 es una cifra que suena en varios años”.

Según las estadísticas del Minsa, el sub registro oficial de muertes maternas en el 2012 fue del 28% y en el 2013 del 18%.

El doctor Leonel Arguello, ex director de epidemiología e higiene del Minsa, considera que esta tendencia puede tener causas derivadas de fallas burocráticas o, peor aún, inducidas de forma deliberada por razones políticas. “Por ejemplo, yo soy un médico y tengo miedo de que me corran y por eso no reporto correctamente la muerte materna”.

“Luego están los burócratas que también tienen miedo y buscan como ocultar esa información… Y lo otro tiene que ver una intencionalidad política: si yo te doy una orden a vos no puede haber mortalidad materna aquí pues no hay mortalidad materna, se pone otro diagnóstico”, dijo Arguello.

 

Las muertes evitables

*Infecciones, hemorragias, eclampsia

Seis de cada 10 mujeres que murieron en el 2013 por muerte materna, fallecieron en hospitales públicos, según los registros a los que Confidencial tuvo acceso.

La doctora Ana María Pizarro, ginecoobstetra de carrera, analizó la base de datos sobre muerte materna a petición de Confidencial y encontró hallazgos preocupantes.

La primera causa de muerte sigue siendo la hemorragia y la hemorragia en este caso ocurre tanto a nivel de las que se murieron en un hospital como las que se mueren en el domicilio. La hemorragia es el 46% de las muertes y la eclampsia que son las convulsiones asociadas a la presión arterial alta son el 36%. La tercera causa es la infección”, dijo Pizarro.

Las infecciones representan el 12% de las muertes maternas y son totalmente evitables, según Pizarro. “No es posible que tengan restos pospartos, restos postcesarea que se mueran tanto en hospitales como las que parieron en la casa porque les dejaron restos”, dijo.

Según Pizarro las muertes por presión alta se pudieron evitar todas con una buena atención prenatal. “Si se les enseñara a los médicos, enfermeras que toda presión arterial mínima de 60 le tiene que empezar a poner atención otra cosa ocurriría en este país. Ellos están esperando que llegue a 90 y cuando llega a 90 ya es tarde”, expresó.

Lo que más llama la atención a Pizarro es que la hemorragia es la segunda causa de muerte en los hospitales. “Ahí es donde uno se pregunta ¿Cómo es que mujeres que han sido atendidas primariamente en el sistema de salud se mueran postcesarea y postparto de una hemorragia?

De las 87 mujeres que fallecieron por muerte materna en 2013, 24 murieron en su casa y 19 de ellas por hemorragias. “Esto es una alerta, el Minsa ya lo sabe, que es en el momento del parto cundo comienzan a morirse las mujeres”

 

Comentarios

1
Carlos

No me parece bien que se excluya el suicidio como causa directa o indirecta de muerte del embarazo ya que algunas (no pocas) de las mujeres que se suicidan durante el embarazo lo hacen justamente por este. Porque no tienen la posibilidad de abortar y están desesperadas! Porque no ven otra solución.
Además deberían de decir cuántas de estas muertes serían prevenibles con abortos. Por ejemplo la madre que murió en enero porque tuvo una ruptura de útrero, porque había quedado demasiado rápido después de la última cesárea y le negaron la posibilidad de abortar. Sus 4 hijos quedaron sin mama.
Legalicen el aborto, ya!

Notas relacionadas

Más en: Nación

Otros artículos del mismo autor