Confidencial » Opinión » Leer artículo

El País de las Maravillas

Algunos puntos sobre las íes

Mientras nos precipitamos en el abismo de una nueva dictadura, es imperativo definir y apostar por una utopía deseable y posible: el restablecimiento de una democracia electoral y un estado de derecho para poder sentar las bases de una democracia de ciudadanos

Sofía Montenegro | 7/2/2014
@Montesof

Las recientes elecciones en Costa Rica y El Salvador, la Cumbre del CELAC en La Habana, las violentas diatribas contra la libertad de expresión y los derechos de las mujeres de Rafael Correa de Ecuador y la instalación de un reyezuelo en Nicaragua, con las reformas a la Constitución ordenadas por Daniel Ortega, han  hecho revivir polarizaciones y confusiones ideológicas que se creían enfriadas, ya que no superadas. Leyendo sobre los debates y campañas electorales en los países vecinos, una cae en cuenta que los discursos de guerra fría y estereotipos de “derecha-izquierda” están activos y algo tiene que estar profundamente mal y equivocado cuando tipejos como Ortega y un ególatra conservador como Rafael Correa se presentan como “revolucionarios”, para no hablar de unos mandatarios latinoamericanos que van en tropel a rendirle pleitesía al padre del “socialismo”cubano.

Realmente alarma la ignorancia histórica, la ausencia de espíritu crítico, la polarización del debate y la falta de escrúpulos y civilidad de quienes se dicen dirigentes, para no hablar de los seguidores. ¿Cómo es que nos hemos encharcado en estos enredos?  No sé si servirá para esclarecer o echar más leña a la hoguera, pero convencida de que es mejor poner algunos puntos sobre las íes  que callar, me ha parecido necesario plantear alguna información básica, aún a riesgo de sintetizar y simplificar, sobre el problema de la búsqueda histórica de una alternativa a la desigualdad, la explotación y la exclusión. Por eso voy a referirme a las ideas del socialismo.

1. ¿Qué socialismo?

Hace dos siglos se dio por llamar socialistas a quienes pensaban que la sociedad podía ser reformada y cuya propuesta era la organización de “comunidades ejemplares” que sirvieran de referencia para el cambio. Este socialismo anterior a don Carlos Marx era apolítico y no tenía afanes revolucionarios. Marx y Engels los tacharon de “utópicos” y para distinguirse de ellos se autoproclamaron “comunistas”, puesto que planteaban un vínculo entre la transformación social y la acción política organizada por activistas y trabajadores.  Marx sostuvo una idea de asalto al poder político de corte insurreccional, al menos hasta 1848 tal y como aparece en el Manifiesto Comunista, inclinándose por la “dictadura del proletariado” para hacer el tránsito hacia la extinción del Estado y establecer el comunismo, imaginado como sociedad de hombres libres y de la abundancia.

Las concepciones de Marx fueron cuestionadas tanto por anarquistas (Proudhon, Bakunin) -que tenían una inspiración anti-autoritaria y que creían que la sociedad debía ser organizada sin autoridad del Estado- y socialistas que propugnaban por una reforma democrática del Estado, con la exigencia del sufragio universal, reforma laboral y mayor equidad en el poder político, social y económico, dando origen a la socialdemocracia. Tras la muerte de Marx (1883) se dieron intentos de “revisar” los contenidos políticos de su obra en un sentido reformista y por otro lado, de “fijar” el marxismo como una doctrina. Quedó servido el campo entonces para la confrontación entre “revisionistas” (Bernstein) y “ortodoxos” (Kautsky), principalmente sobre los medios para alcanzar el socialismo, aunque no sobre sus fines.

Sin embargo, ya para 1871 Marx había aceptado la participación del movimiento obrero en las actividades del estado burgués, ante la ausencia de posibilidades de la revolución. Para Marx, las condiciones de una revolución socialista se daban en los países capitalistas que habían alcanzado un buen grado de desarrollo de las fuerzas productivas y donde la clase obrera era grande en número, conciencia y organización.

Pero como dirían en Nicaragua, aquella era una discusión de “cheles” europeos y para comienzos del siglo pasado, llegó Lenin a enmendarles definitivamente la cartilla: afirmó que la revolución era posible en países atrasados como Rusia –país agrario, sin burguesía sólida y con minoritaria clase obrera- y asumió  la idea de Marx de la “dictadura del proletariado” y apostó por la vía violenta para conseguirla. Pero como no había proletarios se le ocurrió organizar un partido de revolucionarios profesionales, la “vanguardia”, que coordinara y dirigiera el conjunto de trabajadores y alianzas indispensables para lograrlo. Así, la revolución bolchevique (1917) desalojó al régimen zarista (en el contexto de la I Guerra Mundial) y se hizo con el poder,  sin mayor elaboración sobre el socialismo que se proponían construir. La temprana incapacidad de Lenin por un derrame cerebral, abrió la oportunidad para que Stalin tomara el control total del poder tras su muerte (1924) y encima elaborara su particular versión del marxismo, un sistema dogmático y seudocientífico, el llamado marxismo-leninismo, como ideología oficial al servicio de la dominación de Stalin. Los resultados de ese proceso están ampliamente documentados y el sistema conocido como URSS fracasó y se desintegró en 1991. La socialdemocracia se desarrolló y sobrevive en diversas variantes, pero su referencia más exitosa es el llamado modelo escandinavo.

2. Marx escribió una crítica, no una teoría

La obra de Marx se centra en la crítica del capitalismo y no hay en ella un pensamiento político en sentido positivo. La política aparece como expresión de las relaciones económicas, puesto que para él la historia de todas las sociedades es “la  historia de la lucha de clases”. En esta lucha la política es sólo una expresión distorsionada de la misma. Tampoco elaboró sobre el socialismo, puesto que como señalan diversos autores, es una noción obtenida por contraste y pendiente por ello de construcción teórica tanto en el plano institucional (económico y político) como en el ético-normativo. Como señala Andrés de Francisco en El marxismo y la utopía socialista, “Ni Marx ni las “ortodoxias” que le sucedieron dedicaron la atención debida a cuestiones de la máxima importancia tales como la posibilidad, la deseabilidad o la factibilidad del socialismo. En otras palabras, no hay en la tradición marxista una teoría del socialismo mínimamente desarrollada. Y junto a este vacío teórico, la enorme paradoja histórica: en nombre del socialismo marxista (“científico”) se transformó la geografía política del siglo XX, y millones de personas en todo el planeta vieron sus vidas alteradas, y tantas veces rotas, por él. Este gigantesco experimento social –la construcción del socialismo- degeneró, como hoy ya nadie ignora, en la tiranía de un partido macrocefálico, en la corrupción burocrática y en la esclerosis económica”.

De Francisco señala que la condena que Marx lanza al capitalismo se basa en tres pilares: ineficiencia, alienación y explotación, que son a la vez las tres grandes coordenadas que estructuran su noción de socialismo. En este sentido este sería (o debería ser) superior al capitalismo en los tres aspectos mencionados. Dicho mínimamente, el socialismo sería un modo de producción más eficiente, menos alienante y menos explotador que el capitalismo. Pero hasta la fecha los experimentos han resultado desastrosos.

Pero por otro lado, ya vimos que políticamente la propuesta de la dictadura del proletariado, descarta un Estado democrático de derecho. En la tradición “socialista” que ha prevalecido se elimina el parlamentarismo y la representación, al eliminar la mediación de los partidos políticos. En su lugar,  se opone algún tipo de “democracia directa” o consejos del poder popular, donde los enemigos de clase carecen de derechos políticos. Ejemplos de lo que en la práctica eso significa abundan en Nicaragua, Cuba y Venezuela, para hablar solo de los regímenes cercanos y existentes.

3. El socialismo “banana”

Sin demeritar para nada los esfuerzos, sacrificios y energías invertidas por nuestras sociedades,  para librarse de sangrientas dictaduras que han asolado nuestra historia, hay que recordar que la implantación revolucionaria del socialismo (aquí como en otras partes)  no sólo tenía el débil apoyo teórico señalado, sino que desde el principio estuvo marcada por el aventurerismo político. Con raras y honrosas excepciones, los portadores de la propuesta y las guerrillas triunfantes, chuparon el marxismo-leninismo fabricado y expurgado por Stalin y difundido desde La Habana. Toda la legítima explosión revolucionaria del pueblo contra la injusticia, la opresión y los privilegios de las clases dominantes, fue conducida y atrapada por líderes y grupos que no tenían sólidas referencias políticas, ni experiencia, práctica o aprecio por la democracia y sus valores, contando solo con una difusa propuesta socialista que llevaba en su seno la marca de Caín para “el día después” de la revolución: la dictadura. Y en ausencia del famoso proletariado, partidos como el FSLN o el Partido Comunista Cubano, se convirtieron en perennes albaceas o tutores de pueblos que nunca alcanzan la mayoría de edad para ser ciudadanos y seres libres.  Con tan pobre bagaje intelectual y con una cultura política autoritaria,  estaba en chino que produjeran otra cosa. Y es bajo estas creencias y prácticas, que la utopía socialista ha seguido teniendo simpatizantes dentro de una peor definida identidad de “izquierda” que en buena parte actúa desde la fe, en lugar de utilizar la crítica, el raciocinio y la constatación de los hechos y más grave aún,  ha terminado por confundir ser revolucionario con ser violento, donde la democracia no tiene ningún valor, pues  es “cosa de ricos” o intelectuales.

Ante la bancarrota ideológica, política y moral del socialismo del siglo pasado,  los autoritarios de siempre intentaron reinventarse con ese extremo de decadencia llamado “socialismo del siglo XXI”, utilizando el procedimiento demócrata-liberal de la representación política, las elecciones y el parlamentarismo, repudiado en el pasado por “burgués”. Mismo por el cual le hicieron la vida de cuadritos a “revisionistas” y socialdemócratas en el siglo anterior. Hoy -ante la imposibilidad y la ausencia de condiciones para la revolución y la lucha armada- ya no se plantean el dilema de “reforma o revolución”, sino que optan por participar en procesos electorales para llegar al poder por la vía pacífica y una vez alcanzado, “reformar” constituciones y reglas del juego democráticas, a fin de hacer el cambio de régimen político a una dictadura y eternizarse en el poder.  La Nicaragua del orteguismo y la  Venezuela chavista, son ejemplos de ello, así como otros países del Alba (Bolivia, Ecuador) que están en ese camino.

Es en esta lógica que se ha conformado lo que hemos dado en llamar el “socialismo banana”: la antigua utopía socialista se ha convertido en la distopía perversa que pregona con lenguaje orwelliano la Gran Hermana y que entroniza por medios corruptos la dictadura personal de Daniel Ortega, ya no en nombre del inexistente y finiquitado proletariado que decía Carlos Marx, sino del igualmente inexistente “pueblo-presidente”.  A diferencia del capitalismo de Estado interventor de Maduro en Venezuela, el modelo de “socialismo” de Ortega es un capitalismo corporativista puro y duro, con la particularidad que está creando su propio grupo empresarial privado. En fin, como será la penuria de pensamiento y de ética que nos azota que una universidad nacional en Argentina le otorgó a Ortega el título de Doctor Honoris Causa.

4. La utopía realizable y la democracia sostenible

Creo que el meollo de la tragedia de nuestro país (y si me apuran, para el resto de países de la región) es que tanto las izquierdas como las derechas, han sido autoritarias y premodernas y por eso no tiene sentido siquiera hacer tales distinciones. Es decir, que nunca asimilaron las concepciones filosóficas de base del liberalismo que como sostiene John Gray, es la teoría política de la Modernidad.  Las bases del pensamiento liberal han sido: la prioridad de la libertad sobre la autoridad, la secularización de la política y la promoción de constituciones y principios de derecho que establezcan los límites del gobierno y determinen los derechos de los ciudadanos frente a éste. En nuestra historia ni la izquierda ni la derecha han sido de “mentalidad” liberal, sino señores feudales incapacitados para pensar mínimamente en ser portadores de una propuesta democrática, mucho menos en una que sea sostenible e incluyente. Hoy que vemos con sana envidia como en países vecinos tienen al menos una democracia de electores mientras nosotros nos precipitamos en el abismo de una nueva dictadura, es imperativo definir y apostar por una utopía deseable y posible: el restablecimiento de una democracia electoral y un estado de derecho para poder sentar las bases de una democracia de ciudadanos. Es decir, una forma de organización del poder que tiene como objetivo ampliar la ciudadanía y garantizar los derechos civiles, políticos y sociales de la gente. Ese es el proyecto al que nos deberíamos abocar todos para superar tanto anacronismo y desastre, plasmados en los autoritarismos (sean o no neoliberales) de “izquierda” o “derecha”.

Comentarios

17
Adrian

Impecable y concienzudo análisis. Aldebarán menciona esa frase de Saramago que yo no sabía que era de él, pero que yo he modificado asi: El que no es de izquierda a los 20 tiene duro el corazón, pero el que sigue siéndolo a los 40 tiene dura la cabeza... o la cara. Porque o bien es necio, o bien es hipócrita. No hay otra manera de seguir defendiendo mentiras tan evidentes. Recientemente he descubierto una frase de Ortega y Gasset que me parece genial: "Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la Hemiplejía Moral". El concepto "Hemiplejía moral" me parece brillante. Asi mismo están los izquierdistas latinoamericanos, justificando la indefendible represión en Venezuela, y defendiendo al esperpento que la malgobierna, después del burdo fraude electoral y demás maniobras como las dos muertes de Chavez, el cadáver de cera, etc., etc., etc. Es decir, los derechos humanos son sólo para izquierdistas. Como dijo una kirchnerista en mi pais, "a los gorilas ni justicia". Asi son. Dios nos libre de una vez de tanta nefasta estupidez.

16
Erick G.

Considero acertado todo el escrito e invitaría a las personas que comentan a debatir y reflexionar sobre el asunto, porque siempre caemos en la polarización ideológica o en todo caso en la ideologización de un asunto que siempre se queda abordado de manera superflua. :)

15
LESTER BENJAMIN ZELEDON NARVAEZ

Realmente doña Sofia hace mucha retorica, relata de manera laxa, en conclusion el Marxismo es un simplke modelo un camino a seguir de acuerdo a la conciencia de cada ciudadno y en su conjunto de cada pueblo.

El Socialismo y el Capitalismo son una lucha de sistemas ideologicos opuestos pero necesarios para la evolucion del la paz, todo se resume a las relaciones de prodfuccion,,el dueño de los medios de produccion invierte dinero de oscura procedencia en maquinaria y operarios, la mercancia que se obtiene de este proceso productivo un 2% es para pagar un salario minimo a los operarios con lo cual medio comen y no les alcanza para la salud ni para la educacion de su familia, el 98% el dueño deja un 25% por depreciacion de su maquinaria incluyentos de gastos de operacion y administrativos, que sirve para irla refaccionando hasta que da toda su vida util, con esto el dueño tiene un ingreso bruto del 73% y el estado le quita a algunos el 30% en concepto de impuesto, y con esto el dueño tiene un ingreso neto del 51.1% por mun pequeño que sea un negocio en El Cosep los grandes empresarios tienen ingresos brutos de 10 millones de dolares, y una gancia neta de 5.1 millones de dolares, y utilizacion un promedio de 75 empleados,,,con un salario promedio de 220 dolares cada uno lo que en la realidad es un utopico,,pero hagamos este supuesto benevolente.

14
Alondra Gonzalez

Felicito a la Sra, Montenegro,porque no solo ha puesto puntos ,sino Acentos sobre las íes.

Nuestro país , ha tenido una secuencia de Dictaduras corruptas de Derecha y De Izquierda .
Pora ello , se cambia la Costitución, se pacta, se repacta , se traicionan , se compra y venden voluntades.

Democracia es , ejercer el Derecho que tiene un Pueblo para escoger a lideres respetables, con Propuestas de cambios estructurales que vayan a favor del respeto al Derecho integral de la sociedad, a las leyes, Constitución , al hombre, a la vida , la educación, el trabajo , al desarrollo sostenible , en una sociedad libre , sin chantajes para nadie.

Necesitamos una verdadera Social Democracia :
Es lo que queremos y anhelamos todos los pueblos de América Latina, cansados de tanto Engano ,de autoridades corruptas , políticos corruptos , crueldad ,miseria, analfabetismo,explotación del hombre por el hombre guerras , guerrillas, narco tráfico, crímen organizado , chantajes y muertes.

Basta Ya.!Queremos Gobiernos que piensen en el Pueblo , que trabajen para el favor de todos los ciudadanos de nuestro país, sin distingo de colores políticos , condición étnica ,o social .

NICARAGUA ES DE TODOS , NO LA HECHEMOS A PERDER>

13
Zack

Como se nota que a los Orteguistas les dolio que se pongan los puntos sobre las ies, en el acontecer politico actual, dice uno de los que comentan que no merece se le lllame por el seudonimo con que se identifica, que como se iba a pretender construir un paraiso en los 80's con la guerra que en esos momentos habia en el pais, pero se le olvida recordar por que fue motivada esa guerra, o es que acaso el estaba tan pequeno que no recuerda, o todavia no habia nacido o en el peor de los casos es tan imbecil parar poder comprenderlo? En la Nicaragua de los 80's en que desgobernaban, saqueaban y asesinaban a un pueblo los seudo revolucionarios de los cuales tambien la Sra. Montenegro y el mismo Carlos Fernando fueron parte, se instauro una dictadura colegiada, donde los camaradas se consideraban los omnipotentes, donde nadie tenia mas la razon que ellos mismos, en esa Nicaragua de la que tuvieron que salir miles y miles de nicaraguenses huyendo de la represion y el reclutamiento indiscriminado para defender una guerra que fue provocada por la terquedad, y ceguera politica que tenian los seudo dirigentes, que lo unico que llegaron a hacer al poder, fue a enriquecerse a mas no poder, asi es que Sres. no brinquen cuando se les senala la clase de dirigente que tienen los que siguen la dictador Ortega. Nicaragua volvera a ser Republica.

12
Antonio R.

Muy interesante el artículo. Cabe mencionar también que Marx no consideró en ningún momento la capacidad para reinventarse del capitalismo, ni la posible intervención futura del Estado en la regulación de la economía. Tampoco vislumbró el fenómeno sociológico de la movilidad social que ocurrió luego en las sociedades occidentales más avanzadas, producto de la educación, del desarrollo tecnológico y del crecimiento económico. Todas estas transformaciones impidieron que el capitalismo colapsara. Con mucha razón Karl Popper ubicaba al marxismo al lado de doctrinas pseudocientíficas como la astrología o el tarot que no cuentan con ningún criterio contrastante (falsable, en la jerga de Popper). Es por eso que la doctrina de Marx suena como la de esos autores dogmáticos del Antiguo Testamento que hablaban de la inminente venida del Mesías sin tener ningún asidero en la realidad.

11
ervin jerez

Es comentario Nº10 esta exelente, claro que cuando esto sea leido por retrogrados politicos como la hermana del GN MONTENEGRO, logicamente tratara de minimisar el cuestionamiento, ya que en su REVISIONISMO NEOLIBERAL, jamas aceptara que las REVOLUCIONES COMO DECE FEDEL, ES EL SENTIDO DEL MOMENTO HISTORICO, pero para estos Derechistas y Seudo_MRS nunca hay comprension y siempre DISTORCIONAN LA REALIDAD Y LA HISTORIA DE LOS PUEBLOS. Bueno asi es el SOMOCISMO. No censuren este comentario.

10
guilherme

Pretender hacer un recorrido panoramico sobre el desempeño de las fuerzas politicas de la llamada "izquierda", sin tomar en cuenta al fenomenal adversario de los pueblos y sus agentes que oficiosamente tienen en cada pais, es como haber exigido al sandinismo de los 80 que construyera el "paraiso" en medio de una guerra de agresion que regresó al pais 30 años atras y ocasiono daños por 17 billones de dolares año 1987 (al cambio actual serian unos 64 billones) segun lo consigna el Fallo de la CIJ contra EEUU a favor de Nicaragua en aquella epoca... ignorar esos aspectos que han sido un enorme sufirmiento para todos y todas, es de nuevo, un gesto mas de pura politiqueria.

9
Pichirilo El Sepulturero

Pero El Buitre del Carmen, aun no ha llegado al nivel de "Reyezuelo".
Opto por ser guerrillero pero bien pudo haber sido cuatrero, la diferencia es de semantica pero no de significado.
Esta en transito a la corona en la Nicaragua de sus dominios donde los arboles de la vida no se encienden sin su permiso, ni nadie trabaja en el gobierno si no paga "La Coima del 3% para la franquicia del partido adquirida sin permiso del Gral Sandino".
Para llegar a Reyezuelo tendra que pasar por Emperador y su consorte por Emperatriz, y quien lo tendra que ungir y coronar sera el Cardenal de regimen pagado por que el Papa Francisco, ni lo quiso recibir en el Vaticano ni lo quiere ver por corrupto, ambicioso, y violador.
Si ya la Sra Sofia le puso los puntos a las ies, nos falta a nosotros el resto de Nicaraguenses con verguenza ponerle los puntos a las jotas por jueputas y las dieresis a las ues por no tener los uevos y dejar que se nos encaramara un tarado y estupido.

8
Julio

Te felicito Sofía Montenegro, muy acertado el artículo. En lo único que discrepo de usted, es que usa el término apolítico, desde el ámbito político-filosófico, y según Don Aristóteles: "Todo ser humano por ser un ser social, es un ser político", por lo tanto no existen seres apolíticos, hasta los anarquistas somos seres políticos. Por lo tanto podran existir personas apartidarias o apartidistas, pero nunca apolíticas, porque esto en conclusión sería "estar muertos en vida"...

7
Martín Gallegos Velasquez

Aquí hay quienes piensan que realmente el Orteguismo, es mayoría en Nicaragua, y realmente se lo creen, critican a Sofía Montenegro, realmente yo creo en la redención, quienes no creen en ello son los Orteguistas, porque están viendo las cosas, y piensan que es perfecto. Igual pasaba en el Somocismo, días antes de la salida del dictador, miles y miles de funcionarios públicos, al igual que los defensores de la dictadura de hoy coreaban consignas a favor de Somoza, y eso que ya habían miles de muestos, deberán esperar ese estado de cosas, para que por fin comprendan en la locura que nos ha metido es "desgobierno"?????

6
Armando

Ponerle tantos calificativos a la forma de gobernar un estado es realmente insustancial cuando muchos de los que llegan al poder en Latinoamérica se convierten después de unos pocos meses en delincuentes que se aprovechan de las arcas del tesoro y no quieren dejar el poder.
Basta que cualquier personaje electo llegue a gobernar cumpliendo la ley, respetando el resto de las instituciones del país que gobierna e invirtiendo en desarrollo económico/social sin politiquerías absurdas y tendremos una mejor sociedad sin delincuentes que esquilman el dinero de los impuestos del pueblo.

5
juan nicaragua

A ustedes los periodistas, les falta, les falta la forma de como llegarle a la gente. revisen sus editoriales y sus enfoques, revisense ustedes y se van a dar cuenta, que los problemas sobres las iiiiiiiiies es porque ustedes no han sabido comunicar

4
carlos miranda

Sofia solamente te falto tildar de "borregos" a todo un pueblo; simplemente porque desde tu elocubrada "mente iluminada" te convences de tener vos y solo vos la verdad "absoluta"; o sea los intelectuales que circulan a tu alrrededor son los pensantes, el resto (y te echas en el saco a todos los pueblos que tienen gobiernos progresistas) son un "monton de imbeciles"; de suerte solamente les ha quedado (y por poco tiempo), estar berreando desde las llanuras, porque a la cima del poder, como deciamos en los años 80 "se moriran de nostalgia pero no volveran"

3
Aldebaran

Gracias Sofia.
Despues de leer su articulo, he confirmado aquella frase de Saramago "Si no eres marxista a los 17 no tienes corazón, y si lo sigues siendo después de los 40 no tienes cerebro".

2
Francisco Tardencilla

Cual es el mensaje del articulo?....Democracia Directa,Democracia Representativa o Participativa?...Socialismo,Marx o malas imitaciones bananas?

1
Leonel A. Marin Mc Ewan

Felicito a la Lic. Sofia Montenegro por su acertado articulo. La Democracia es el poder del pueblo. Es parte de ofrecer elecciones libres y periodicas, pero ademas es la estabilizacion politica y economica de los pueblos. En el caso particular de Nicaragua, se logra a traves de inversiones, independencia y despartidirizacion de los poderes publicos, dialogo nacional, libertad, pluralismo politico y participacion ciudadana. En Nicaragua lo que se necesita es el Imperio de la Ley, por ejemplo, el saneamiento de la corte suprema de Justicia. Si no hay democracia, no hay estado de derecho. En efecto, la democracia no es concebible sin el estado de derecho y viceversa. A como bien lo puntualiza el politologo aleman Werner Kagi: "No puede haber una verdadera democracia sin estado de derecho."

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor