ECONOMIA

Dura competencia en negocio de llamadas internacionales
Telecomunicaciones
"calienta motores"

ESTESA ya comenzó a probar su nuevo servicio telefónico

 

Iván Olivares

   

La apertura del sector de las telecomunicaciones, prevista para el 18 de diciembre próximo, estará marcada por enconadas batallas legales –y quizás hasta adquisiciones-destinadas a hacer prevalecer los intereses de las distintas compañías como paso previo para tratar de acaparar la mayor cantidad de mercado que sea posible.

El barullo que podría armarse es tal, que ni siquiera hay consenso acerca de la fecha en que debe abrirse el mercado, pues mientras el Estado plantea que debe ser a partir del 18 de diciembre, ENITEL ofrece -por caballerosidad- aceptar la fecha del 12 de abril del 2005, aunque sienten que tienen suficiente base legal para reclamar que sea doce días después.

Las dudas también surcan la mente de los reguladores pues, aunque están seguros que diciembre es el mes correcto, saben que iniciar un pleito legal que llegue hasta el ámbito de la Corte Suprema de Justicia podría llevar las cosas demasiado lejos y hacer que la apertura no se dé en todo el año 2005, por lo que podrían decantarse por el “mal menor” y aceptar la tesis de ENITEL.

La idea es que si TELCOR manda a abrir el sector en diciembre, ENITEL podría solicitar un amparo, y la Corte aprobarlo, mandando a la vez a “suspender el acto” hasta tanto no se pronuncien, lo que podría requerir años de espera, como generalmente ocurre.

“Estamos pensándola. Talvez sería mejor cederles unos meses antes que congelar todo por más tiempo”, dijo Ana Nubia Alegría, Subdirectora de TELCOR.

Del otro lado, ENITEL confía en que la razón le asiste, y espera no tener que iniciar un nuevo proceso legal, aunque sienten que bastaría con lograr un acuerdo acerca del modelo de apertura que debe operar en Nicaragua, para dejar de lado cualquier discusión por fechas y simplemente abrirlo.

“La apertura es irrelevante para nosotros. Nuestros planes siguen adelante”, dijo Rafael Chamorro, Asesor Jurídico de ENITEL, empresa que ve un poco más allá, buscando la forma legal (o política) de poder fundirse en una sola entidad con PCS Digital.

“Descreme”

Aunque ni siquiera hay fecha definida para que TELCOR dé el banderillazo de salida, las empresas de esa especialidad se preparan para competir por varios servicios, especialmente los de larga distancia internacional, telefonía básica por fibra óptica, transmisión de voz por Internet, y conexión a la red usando diversos formatos.

“No creás que al abrir el mercado vas a ver un montón de compañías invirtiendo para construir redes telefónicas. Lo más que va a suceder, es que vendrán varias empresas haciendo inversiones mínimas para ofrecer el servicio de llamadas internacionales”, dijo el asesor Chamorro.

De hecho, lo “normal, es que entren a competir en otros servicios (en parte, porque la inversión es menor, pero también, porque hay nichos de mercado mucho más rentables), y hasta el final alguno se decida a entrar a la telefonía básica”, dijo el ingeniero Luis Perey, Director de Operaciones de ENITEL.

Las previsiones de ambos funcionarios parecen ser exactas, aunque los proyectos que detallaron los empresarios consultados por Confidencial incluyen nuevos métodos de acceso a Internet; un nuevo canal de TV nacional, un paquete de 60,000 líneas telefónicas, nuevas centrales digitales y nuevos proveedores de llamadas internacionales, aunque todos usando las estructuras existentes.

Si bien llama a no esperar un desplome de las tarifas –porque los gigantes compiten vía servicios- el gerente Perey vaticina una baja en el precio de la mensualidad del servicio de Internet, mientras Augusto César Vargas, Gerente de Operaciones de ESTESA, promete tarifas mucho más bajas por el servicio de telefonía básica que ya comenzaron a probar, con la autorización de TELCOR.

“Tenemos permiso para instalar cien teléfonos y probar cómo funcionan al interconectarse con la red de ENITEL”, dijo Vargas, aunque eso sólo servirá de preludio para un largo proceso que incluirá negociar tarifas de interconexión y mercadear el producto, además de ampliar su red de CABLENET, sobre la que correrá la señal.

Planes de nuevos servicios

Ana Nubia Alegría  

Aunque algunos operadores se muestran escépticos acerca de los intereses reales de sus competidores, la suma de los proyectos que ya están en marcha permiten prever una explosión de servicios, rebajas y opciones tecnológicas hasta ahora incipientes o sencillamente inexistentes.

Una de ellas es la casi segura desaparición de la tarifa diferenciada que se cobra por una llamada de larga distancia nacional, porque es altamente probable que todo el territorio nacional quede operando con una tarifa única, además de la posibilidad de eliminar el cargo básico en la factura telefónica, de modo que los usuarios paguen únicamente por lo que consuman.

Estos escenarios están estrechamente ligados con la llegada de nuevos proveedores del servicio de llamadas internacionales, lo que obligaría a modificar las tarifas y quizás, borrar de un plumazo el esquema que permite subsidiar el costo de las llamadas locales por medio de las que se hacen al extranjero.

ENITEL también planea instalar 60,000 líneas nuevas (destinando 40,000 a los departamentos) y muy posiblemente, reducir a cinco el número de sus centrales telefónicas –todas con tecnología digital de última generación- sustituyendo así las 38 centrales analógicas y digitales de hace 10 años- con que operan ahora.

De esas cinco centrales, tres estarían en Managua, una en León y otra en Estelí para cubrir desde ahí a todo el país. Con todo lo futurista y práctico que parece el esquema, TELCOR podría terminar oponiéndose a él.
¿La razón? Aplicar un esquema centralizado de plantas telefónicas podría sacar del mercado –o restringir su acceso- a compañías pequeñas que dependen de la conexión con esas plantas, las que no podrían pagar para crear la infraestructura necesaria para conectarse a ellas, por ejemplo, desde Bluefields, o aún desde Ocotal, Rivas o Jinotega.

ENITEL también planea ofrecer al público 6,000 posiciones de ADSL en todo el país, con lo que es posible no sólo tener nuevos accesos a Internet, sino también poder ofrecer el servicio de “Pay Per View”, en una inversión total que ronda los 100 millones de dólares, “aunque habríamos tenido que invertir unos 150 a 160 millones si no fuera por la capacidad de compra y negociación de América Móvil”, dijo Perey.

Jugadas estratégicas

Augusto C. Vargas  

En una movida inesperada, ESTESA podría estar en el centro de una gigantesca operación de venta de acciones a América Móvil, que adquiriría así, no sólo la moderna y extensa plataforma tecnológica e infraestructura de la compañía de TV cable, sino también la tranquilidad de saber que es el único operador con capacidad para ofrecer servicio de telefonía básica.

La operación podría significar un monto mayor al que América Móvil pagó por el total de las acciones de ENITEL, según una fuente ligada a una entidad que opera en el sector de las telecomunicaciones, quien sugirió a los ejecutivos de la compañía de TV cable “esperar a que entre Telefónica, porque eso les permitiría negociar un mejor precio”.

Consultado, Augusto César Vargas, Gerente de Operaciones de la compañía, negó conocer la existencia de negociaciones con América Móvil, pese a que meses atrás, una funcionaria de menor rango confirmó a Confidencial que sí había habido reuniones entre representantes de ambas empresas, “pero para hablar de otros temas, no para comprarnos”.

Con todo, el Grupo ESTESA sigue trabajando para ampliar su familia con la creación de dos nuevas empresas: una para ofrecer nuevas redes privadas de datos, y otra para crear un canal con amplia programación nacional, que ofrecerá una visión más positiva de lo que sucede en el país.

En el primer caso, crearán una nueva compañía –denominada Alliance- para ofrecer a grandes empresas como los bancos, distribuidoras de productos con presencia nacional y las subsidiarias de grandes transnacionales que operan en el país, el servicio de transmisión de datos corporativos a través de una red SDH.

El segundo proyecto les permitirá lanzar un nuevo canal –ESTV- a través de su sistema de cable, que combinará una programación extranjera que incluya más películas, series, documentales, programas cómicos y caricaturas “sanas”, con creaciones nacionales en las que predomine la nota positiva por encima de la roja o la política.

La compañía también quiere aprovechar las extensas posibilidades de su red de fibra óptica (con unos 700 kilómetros de extensión desde Chinandega hasta casi Nandaime, incluyendo 400 kilómetros en la ciudad de Managua), para ofrecer un servicio telefónico alternativo.

Los nuevos usuarios podrán comunicarse sin problemas entre ellos y con el resto de abonados al sistema telefónico nacional. En el primer caso, se estudia la posibilidad de ofrecer una tarifa básica que permitiría hablar todo lo que se pueda, aunque eso depende de la negociación del contrato de interconexión con el sistema de ENITEL.

En el segundo, el precio estará determinado, en parte, por el monto que les cobre la telefónica por conectarse a su red, pero Vargas cree que deberá ser aún más barato que lo que la compañía de telecomunicaciones cobra a sus clientes actuales, lo que les ayudaría a crecer mucho, tratando que en Nicaragua también se haga realidad el cálculo que supone que dentro de 5 años, ese tipo de telefonía acaparará el 15% del mercado mundial.

ESTESA también prepara el lanzamiento de un servicio de Internet prepago (como el que acaba de lanzar ENITEL), y otro que trabaja con bandas horarias para aprovechar la capacidad instalada de la empresa, manteniendo apropiadamente ocupado su ancho de banda.

“Vamos a ofrecer por 20 dólares, 12 horas de acceso a Internet en horarios que podrían ir de 6 de la tarde a 6 de la mañana, para el estudiante o el profesional que necesita conectarse a la red en la noche, y al que de todos modos no le sirve para nada tener el servicio durante el día, porque a esa hora no se encuentra en su casa”, explicó Vargas.

Extrañamente, los otros dos pesos pesados de las telecomunicaciones celulares no están haciendo mucho para enfrentar la apertura.

En el caso de ALO PCS, la compañía no ha adoptado una postura frente a la liberalización del mercado, y tampoco cuentan con muchas opciones porque su licencia sólo les permite ofrecer el servicio de telefonía celular, por lo que la compañía se está limitando a ampliar su abanico de ofertas en ese rubro.

“Ya estamos operando con el nuevo estándar (GPRS), lo que nos permite ofrecer acceso a páginas WAP y WEB, además de transmisión de datos y mensajes multimedia a través de los aparatos celulares que tienen esa capacidad, a lo que se le suma el servicio de roaming internacional en los países que conforman el CA-4, mientras buscamos ampliar a nivel nacional, nuestra cobertura de Turbonett”, dijo Tamara Montes, Gerente de Relaciones Públicas de ALO.

BellSouth por su parte, está en proceso de entrega, y se espera que en lo que resta del mes pase a ocupar el eslogan “BellSouth, una empresa del Grupo Telefónica”, como ya ocurrió la semana pasada en Panamá, Guatemala y Ecuador, países donde ya se dio el traslado.

Aunque una fuente confirmó a Confidencial que BellSouth seguiría operando en el país un servicio de llamadas internacionales, una fuente de la compañía estadounidense negó por completo tal aseveración, reafirmando que BellSouth entregará toda su operación a la española y se marchará del país sin más.